LOADING

Type to search

Articulos Estados Unidos de América

La alarmante normalización de las acciones antisemitas entre los jóvenes estadounidenses

Share
Source: liberation

Por Lucie Lespinasse.

Los estudiantes saludan con el saludo nazi alrededor de una esvástica de vasos de plástico con el título “Ping-pong alemán” (“German Rage Cage” – que es el nombre de un juego donde una pelota de ping-pong se lanza en vasos llenos de alcohol). La foto, que se tomó a fines de la primera semana de marzo en una fiesta en Costa Mesa, California, se distribuyó rápidamente en las redes sociales de los EE. UU. Frente a la ira declarada de muchos usuarios de Internet, algunos de los jóvenes de la foto se disculparon y otros describieron su comportamiento como una “broma”, pero negaron cualquier afiliación o inclinación nazi.

Las dos escuelas involucradas en incidente iniciaron de inmediato una investigación respecto al posible castigo de los jóvenes menores de edad por este comportamiento. Además, la escuela secundaria en Costa Mesa organizó una reunión con Eva Schloss, la hermanastra de Ana Frank y sobreviviente del Holocausto. Durante la reunión, los jóvenes se disculparon nuevamente y aseguraron que “no pensaron en [acerca del significado de] ese momento”, dijo Peter Levy, director regional de la Liga Antidifamación – ADL (por sus siglas en inglés, Anti-Difamation League)  para el Condado de Orange. La ausencia de reacción le preocupa en particular. “Cuando los jóvenes no piensan, hay una normalización de los actos antisemitas, y este es el fenómeno que está creciendo en los Estados Unidos, especialmente en las escuelas”, continúa Peter Levy.

Un incremento del 94% en las escuelas.

Este comportamiento no es aislado en realidad, y el antisemitismo prevalece cada vez más en las escuelas y universidades en EE.UU. Las esvásticas en las puertas de los baños, folletos antisemitas que niegan la existencia del Holocausto, el hostigamiento de estudiantes judíos, el apoyo a Hitler… la lista es larga e indica acerca el antisemitismo en las escuelas, que reportan un grave aumento de la actividad de odio dentro de los grupos sociales. Según el último informe de ADL de 2017, la organización registró 457 incidentes antisemitas en las escuelas, en comparación con 235 en 2016 y 114 en 2015, un aumento del 94%.

La comparación entre 2016 y 2017 para el número de incidentes antisemitas en las escuelas (hasta la escuela secundaria). Fuente: Auditoría de Incidentes Antisemitas 2017 (Audit of Antisemitic Incidents).

En los campus, el extremo aumento es idéntico debido a que los actos antisemitas aumentaron de 108 a 204 casos reportados, un aumento del 89%.

Las instituciones y escuelas judías también notaron la duplicación en el número de incidentes en su contra. La mayoría de los actos denunciados son actos de vandalismo, seguidos de hostigamiento, aunque lejos de los ataques. Sin embargo, a Peter Levy le preocupa que estos eventos sean solo “los cimientos de un problema mucho mayor. El Holocausto no se sucedió en un solo día y su basa son cientos de años de antisemitismo, y hoy estamos presenciando el mismo proceso de odio creciente”. Un proceso de odio que podría ser la fuente de un aumento en los actos de violencia como la explosión en la sinagoga de Pittsburgh. Este ataque, que mató a 11 personas en octubre, es el ataque más letal de la historia contra las comunidades judías en los Estados Unidos.

El discurso del odio en internet.

Y si el antisemitismo aumenta entre los jóvenes, no es un fenómeno aislado y desconectado de Internet. Jonathan Weisman, periodista del New York Times y autor del libro “Ser judío en los Estados Unidos en la era de Donald Trump” [(((Semitism))) Being a Jew in the United States in the Era of Donald Trump], cree que las redes sociales juegan un papel clave en la distribución de del discurso de odio. Weisman cita a PewDiePie, un sitio de YouTube de Suecia con 89 millones de suscriptores en su canal de YouTube, quien en 2017 publicó un video en el que jóvenes originarios de India bailan y muestran un cartel que dice “Muerte a todos los judíos”.

Este video fue retirado rápidamente de la plataforma, pero YouTube presentó la escena como una broma. “Sin embargo, cuando estas palabras de odio se repiten, los jóvenes tienden fácilmente a incorporarlos en su visión del mundo como parte de la realidad y piensan que también pueden usar estas palabras”, continuó Weissman.

Palabras que, en el pasado avergonzaban a quienes las pronunciaban públicamente. Sin embargo, durante los últimos tres años, “lo que era inapropiado ahora parece correcto”, dice Jacques Berlinerblau, Director del Centro para la Civilización Judía en la Universidad de Georgetown. Las redes sociales dejan la posibilidad de “hablar sobre todos los problemas y ser parte de una variedad de grupos, sin que las autoridades se encarguen del asunto”.

Por lo tanto, los jóvenes siguen las discusiones acerca de las minorías y también deciden participar en la conversación sobre el tema, tanto en las redes sociales como en la vida real. “Los judíos no son los únicos afectados por esto, incluso siendo los más afectados, todos los miembros de las minorías son objeto de ataques”, recuerda Berlinerlau. De hecho, en 2017, la Oficina Federal de Investigaciones de los Estados Unidos – FBI (por sus siglas en inglés, Federal Bureau of Investigation) contabilizó 140 delitos de odio más que en 2016, y este es un aumento que afecta a todos los grupos étnicos de la sociedad.