LOADING

Type to search

Articulos

Análisis: el antisemitismo une la extrema izquierda y la extrema derecha

Share
Source: world Israel news

A pesar de las enormes diferencias ideológicas entre ellos, muchos factores unifican la cosmovisión de la extrema derecha con la alianza entre la izquierda radical y el Islam, en la que los judíos e Israel desempeñan un papel desproporcionado.

Por Daniel Krygier, World News Israel

Los comentarios antisemitas de la nueva Congresista, Ilhan Omar, la convirtieron en una de las congresistas más comentadas, incluidas la recientes alabanzas recibidas por ella del supremacista blanco y ex líder del Ku Klux Klan, David Duke.

“¡Desafiando al ZOG, Aylan Omar es ahora la congresista más importante en el Congreso!”, Escribió Duke en su sitio web, utilizando las iniciales del Gobierno de ocupación sionista (ZOG – por sus siglas en inglés, Zionist Occupation Governement). Este término antisemita es usado en referencia al alegato que el gobierno de los Estados Unidos es controlado secretamente por los judíos.

A primera vista, puede parecer irónico que un fanático que promueve la supremacía blanca apoye a un inmigrante musulmán negro de la extrema izquierda cuya visión del mundo es una cosmovisión completamente diferente. Sin embargo, mientras que la extrema derecha y la extrema izquierda a menudo están en desacuerdo en la mayoría de los temas, el apoyo de Duke a Omar es el último ejemplo del terreno común que ambos comparten sobre Israel y los judíos.

A pesar de las enormes diferencias ideológicas entre ellos, muchos elementos se unen en los puntos de vista del mundo de la extrema derecha con los de la alianza entre la extrema izquierda y los islamistas, en la que los judíos e Israel desempeñan un papel desproporcionado.

Los islamistas radicales y neonazis son anti-globalización y acusan a los judíos y sionistas de todas las enfermedades reales e imaginarias en el mundo. Como los extremistas islámicos, por ejemplo, Duke abraza teorías de conspiración antisemitas, como la escandalosa historia sobre cómo los sionistas estuvieron detrás de los ataques terroristas del 11 de septiembre.

Los extremistas de derecha e izquierda también culpan a los judíos por controlar la economía mundial y administrar los medios de comunicación globales. El hecho de que Israel sufre de una mayor demonización en todo el mundo que cualquier otro país es borrada por razones de conveniencia de la ecuación.

Omar demoniza al estado judío al pretender que no hay diferencia entre el Estado de Israel democrático y el régimen islámico de Irán.

En 2006, el ex presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad invitó a Duke a la conferencia de negación del Holocausto en Teherán.

“Los sionistas utilizaron el Holocausto como un arma para negar los derechos de los palestinos y cubrir los crímenes del Estado de Israel”, dijo Duke a la audiencia en Irán. Esta declaración demuestra que los extremistas de derecha no son para nada reticentes a tomar prestado selectivamente de la retórica antisemita de la extrema izquierda.

Los partidarios de la “supremacía de la raza blanca” no son conocidos como personas que se preocupan por los pueblos del Tercer Mundo, a los que consideran “racialmente inferiores”. Sin embargo, cuando se trata de promover el odio contra el Estado de Israel y el pueblo judío ignorar por completo la pureza ideológica.

En el corazón de la desproporcionada envidia por los logros de los judíos, la izquierda radical se une a los islamistas radicales. El apoyo de Duke al fanatismo antisemita de Omar demuestra una vez más que cuando se trata del odio a los judíos, hay una fusión creciente de opuestos ideológicos radicales que trasciende todos los asuntos políticos, raciales y religiosos.

Daniel Krieger es un escritor y comentarista político. El vive en Israel.