LOADING

Type to search

Alemania examinar

Estudio: muchos maestros no son capaces de reconocer antisemitismo

Share
Source: idw

Una y otra vez, se conocen casos de abuso e incitación grupal (Mobbing). Ahora tenemos ante nosotros un estudio sobre antisemitismo en las aulas y los patios de los colegios que determina: algo que es normal en la realidad.

Al principio de las clases en su nueva escuela, a un joven le pegaron en la espalda una hoja que decía “judío”. Nadie le avisó de lo que pasó. En otro caso, un maestro le dijo a un señor que esto no le incumbe: “si todos los judíos son como usted, yo puedo entender a Hitler”. Estos incidentes fueron documentados en un estudio nuevo acerca de antisemitismo en las escuelas realizado por la socióloga Yulia Berenshtein y la colaboración de varios de sus colegas. El estudio fue publicado el jueves en la universidad de ciencias aplicadas de Frankfurt.

El mismo llega a la conclusión que el antisemitismo en las escuelas en Alemania no es un fenómeno marginal, y que frecuentemente es la norma. Por lo tanto, el mismo proviene tanto de los alumnos como de los maestros y que frecuentemente menoscaban su importancia o la ocultan. Las escuelas como microcosmos: Berenshtein cita información según la cual alrededor del 20% de la población tienen modos antisemitas “latentes”. En el caso de antisemitismo relacionado con Israel y antisemitismo secundario, es decir negación del holocausto y su posicionamiento relativo – los porcentajes alcanzan según las fuentes hasta alrededor del 40%.

Teorías de conspiración y sentimientos de aversión

El estudio cuantitativo de Berenshtein, que no es representativo, se basa en los datos proporcionados en 227 entrevistas con alumnos judíos y sus padres, y así también con maestros judíos y otros que no lo son. Además, fueron preguntados y entrevistados trabajadores sociales y otros especialistas. Según se comenta, las conversaciones fueron llevadas a cabo durante 17 meses en distintas escuelas, la mayoría de los cuales son puerta de entrada a instituciones de enseñanza alta, en clases y escuelas distintas tanto en ciudades grandes como pequeñas en toda la Republica Federal de Alemania.

En las clases y patios de los colegios se encontró frecuentemente este tipo, cuando sólo los alumnos judíos son víctimas de amenazas y violencia. La investigadora destaca que “estos ataques representan sólo el extremo en una escala de formas y maneras de expresar el antisemitismo en las escuelas”.  La expresión “Oh, Judío” como palabra despectiva y ofensa es considerada por los maestros “como algo dicho por decir” según lo expresado frecuentemente por los maestros o como “un chiste y provocación”. Asimismo, las teorías de conspiración y sentimientos de aversión no fueron reconocidos en lo general y no se escuchó resistencia o alegaciones de refutación de las mismas. La investigadora ve la situación como carente de actitud pertinente al conflicto en el medio oriente. Según lo menciona, el antisemitismo musulmán es representado como algo no peligroso e inofensivo y lo trata “como una actitud relacionada a la cultura”.    

El antisemitismo relacionado con Israel

Cuando sucede una y otra vez, esto se refleja en los alumnos judíos como “un entorno hostil, que dificulta e incluso torna imposible ocuparse de su identidad judía”, así como surge de la investigación.

Las víctimas de antisemitismo están frecuentemente solas y se ven obligadas a experimentar y ser quienes son los que deben cambiar de escuela mientras los atacantes y delincuentes siguen en sus clases. Asimismo, tanto los alumnos como los maestros no se enfrentan, debido al temor, con el hecho de ser judíos y lo que esto representa.  

La señora Berenshtein descubrió que el antisemitismo relacionado a Israel es expresado por alumnos y maestros “con mucha frecuencia”, y muchas veces esto es un intento de diferenciar entre el antisemitismo y las “críticas legítimas”. Muchos de los maestros tienen dificultades en identificar el antisemitismo relacionado a hechos o acontecimientos relacionados con Israel. Con bastante frecuencia se les otorga a los alumnos judíos el papel de representantes de Israel. “Después del holocausto, la expresión del antisemitismo racista es por lo general un tabú en el espacio público. En vez de demonizar a los judíos, se demoniza al estado judío”.

Sistema de símbolos nazis entre los alumnos

Muchas veces sucede que los maestros comparan e identifican antisemitismo con racismo. “El resultado es que ellos no entienden el fenómeno antisemita y por lo tanto no presentan como un problema las apariciones de antisemitismo secundario y aquél relacionado con Israel”. La señora Berenshtein determina que también existe una referencia al pasado nazi: “la dimensión y magnitud de uso de un sistema de símbolos nazis entre los alumnos y además la fantasía de la exterminación intencionada hacia los judíos con relación directa con el holocausto – simplemente nos sorprendió”.

El estudio presenta recomendaciones para llevar a cabo actividades para maestros, para que estos puedan actuar profesionalmente contra el antisemitismo y además ayudar a las personas correspondientes. En ambos puntos, Berenshtein ve fallas así como en la capacitación. En el estudio se recomienda llevar a cabo talleres de entrenamiento. A diferencia de lo que sucede en la práctica en muchos incidentes, se debes detener inmediatamente los ataques antisemitas y también proteger a las víctimas.