LOADING

Type to search

La propagande

Gab se llena de mensajes antisemitas tras su reapertura

Share
Source: vice

A las pocas horas de la reapertura ayer de Gab, la red social por antonomasia de la extrema derecha en Estados Unidos, la plataforma se ha vuelto a llenar de mensajes antisemitas.

Hace apenas unos días Gab había dejado de funcionar debido a que varios proveedores de servicios de la plataforma habían cancelado los contratos contraídos con la red social, entre ellos su servidor de alojamiento de dominio.

Estas cancelaciones venían motivadas por la falta de moderación de los mensajes de odio contra la comunidad judía dentro de la red social. Además, Gab había servido de altavoz a Robert Bowers, responsable de la última matanza perpetrada contra una sinagoga en Pittsburgh.

Bowers asesinó a once personas con un fusil de asalto durante el ataque que tuvo lugar hace unas semanas. En su perfil de la red social se podía leer la leyenda “Los judíos son hijos de Satanás”.

Así las cosas, parece que el funcionamiento y la moderación de los mensajes dentro de Gab han cambiado muy poco. Tras su reapertura la plataforma se ha plagado de mensajes antisemitas que sugieren que el cierre de Gab ha sido provocado por la comunidad hebrea.

Para anunciar la vuelta de la red social, su fundador, Andrew Torba, escribía un mensaje en el que animaba a los usuarios a mostras solo “positividad, paz y amor”. Un mensaje que no caló en absoluto en los miembros de Gab y al que un usuario contestaba “Que le d**, nombra a los judíos que están intentando callarnos”. Los responsables de la plataforma eliminaron ese mensaje, sin embargo miles de personas siguieron publicando mensajes antisemitas.

El problema al que se enfrenta esta red social es que, a pesar de no permitir mensajes explícitos que inciten a la violencia, su forma de entender la libertad de expresión alienta la publicación de mensajes que, sin ser explícitos, sí que fomentan los actos violentos contra algunos colectivos.

Habrá que esperar para ver cómo evoluciona Gab y si aprende de los errores cometidos, pero por ahora se vislumbra un horizonte poco alentador para la moderación en la red social.