LOADING

Type to search

Informes Anuales

El número de musulmanes extremistas alcanza nuevos records según un reporte de inteligencia

Share
Source: verfassungsschutz

La Oficina Federal para la Protección de la Constitución – BfV (por sus siglas en alemán: Bundesamt für Verfassungsschutz), conocida la agencia de inteligencia alemana, reportó acerca de un aumento significativo en el número de islamistas extremistas viviendo en el país. Calificados como salafistas o musulmanes suníes extremistas, su número alcanzó un nuevo récord nunca visto y esto  de acuerdo al reporte anual de la Oficina Federal publicado el martes.

El número de islamistas en el país fue duplicado en los últimos cinco años y excedió los 10.800 hombres. Este significativo aumento puede estar relacionado con más de un millón de inmigrantes árabes y musulmanes absorbidos por el país desde que la Primer Ministro, la Sra. Angela Merkel, abrió las fronteras de Alemania en el otoño de 2015.

Según el reporte, la agencia de inteligencia tiene cada vez más inconvenientes para supervisar a los grupos islamistas e infiltrarse a los mismos, cuando ellos operan en círculos privados.

El reporte de inteligencia de 359 páginas conecta entre la inmigración masiva y el terror islamista y el antisemitismo violento, y describe la tendencia como “serio desafío a la coexistencia libre y la tolerancia en Alemania”.

El reporte de inteligencia muestra también un aumento de la violencia por parte de organizaciones de extrema izquierda: 1648 crímenes violentos en 2017, un aumento del 37% en el año.

La mayoría de los actos violentos fueron dirigidos contra la policía – un total de 1135 incidentes, incluyendo daños físicos, incendios y terror.

En el mismo período, la violencia por parte de las organizaciones derechistas se redujo en un 35%, cuando se reportaron 1054 actos violentos en comparación a 1600 en el año anterior.

Aún así, los datos oficiales de los crímenes de la derecha deben tomarse con cuidado. En el pasado se reportó que ciertas autoridades alemanas reportan como crímenes de musulmanes algunos de los pertenecientes a la derecha.

En 2007, el ministerio del interior alemán catalogó crímenes antisemitas por parte de musulmanes como “violencia extremista”.

Alemania es el hogar reconocido de 950 miembros de Hizbalá y también 320 miembros de Hamas. El reporte no detalla el número de miembros o simpatizantes de Al-Qaida o Daesh, pero antes de este reporte, más temprano en esta semana se publicó que la agencia de inteligencia tiene temores acerca del regreso de un gran número de mujeres y niños de miembros de Daesh de ciudadanía alemana.  

El gobierno de la Sra. Merkel condujo negociaciones con el gobierno iraquí y autoridades kurdas para el retorno de familiares de miembros de Daesh alegando “consideraciones humanitarias” y la “obligación de Alemania de defender a sus ciudadanos”.

“Esta política llevará a un creciente número de menores que crecerán siendo más extremistas en el futuro”, profetiza el boletín de la agencia de inteligencia alemana.

La política abierta de la Sra. Merkel hacia los inmigrantes de los países árabes y musulmanes es un regalo que no termina de ofrecerse.

A pesar de los continuados reportes de inteligencia incriminatorios, el gobierno alemán fracasó en la creación de una conexión clara entre la inmigración masiva de países musulmanes y el creciente aumento del islam radical.